Sr. D. JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO

Presidente del Gobierno

Palacio de la Moncloa

Madrid

Santander, Noviembre  6, 2006

 

Señor Presidente:

 

En lo que constituye el mayor ultraje a la razón y a los supremos intereses de la sociedad española que yo recuerdo en mis 61 años de vida (lo que incluye treinta años de régimen autoritario del general Franco), hace algunas semanas se consumó la firma del acuerdo según el cual el Estado renuncia a la propiedad de la heredad santanderina de La Remonta, con el fin de crear en ella un Parque público (iniciativa personal mía prohijada por el Alcalde de la ciudad) y un desquiciado conjunto de 1300 viviendas promovidas por la Ejecutiva de su Partido en Cantabria y muy en particular por doña Dolores Gorostiaga.

 

He escrito siete volúmenes como el anexo en el plazo de poco más de un año y medio, demostrando en ellos con una profundidad y una erudición absolutamente inéditas en la historiografía española, que en el predio en cuestión estuvo emplazado el Primer Templo consagrado por la Humanidad, con una antigüedad que se mide en decenas de miles de años y una trascendencia capital en la génesis de toda la civilización universal. He escrito esos siete volúmenes de los que todos los historiadores contemporáneos no serían capaces de rectificar una sola línea y he llegado a precisar, incluso, los puntos concretos de esa finca crucial en los que se producirán hallazgos arqueológicos sin parangón, de mucha mayor trascendencia que todos los realizados hasta la fecha aquende y allende nuestras fronteras. He escrito y publicado esos siete libros, habiendo debido pagar por ello, el pasado mes de Agosto, el alto precio de un infarto de miocardio y de una angioplastia. Porque durante dos años he debido realizar un trabajo sobrehumano, permanentemente desasosegado ante la amenaza de que se consumase la barbaridad que finalmente está a punto de perpetrarse: la edificación de viviendas sociales en el yacimiento más sagrado de toda la historia de la Civilización, por mor de los intereses de un Partido político, el PSOE, que ha cifrado en el proyecto de La Remonta todas sus expectativas de llegar a hacerse con la Alcaldía de la ciudad de Santander en las próximas Elecciones Municipales. Y de ahí la urgencia que se ha imprimido al proyecto, así como el hecho de que todos los medios de comunicación de Cantabria, al servicio de su clase política, de la que se nutren, hayan otorgado una atención informativa desproporcionada a ese asunto, con el mismo celo con el que han omitido la menor referencia a los descubrimientos históricos de primerísima magnitud que vengo realizando y que convierten en irracional y delirante el proyecto, auspiciado por su Partido y bendecido personalmente por usted, de devastar el enclave monumental más importante del planeta. Y todo por no contrariar a la señora Gorostiaga y a sus compañeros de Partido y por ayudarles a conseguir la codiciada Alcaldía de Santander. Y, con ella, el poder absoluto sobre Cantabria.

 

Esos siete libros y decenas de escritos preñados de argumentos, de moderación y de pruebas, dirigidos a sus dos Ministros de Defensa, al Presidente del Gobierno de Cantabria y al Alcalde de Santander, no han servido para nada. Los supremos intereses de la clase política se imponen una vez más sobre la verdad y sobre la razón y, si las acciones de toda índole que voy a emprender no lo impiden, el Gobierno de España, por iniciativa de su Presidente y bajo su principalísima responsabilidad, se dispone a perpetrar el mayor atentado contra el Patrimonio de la Humanidad que se haya consumado jamás en país alguno, convirtiendo en un chiste el episodio de la voladura de las estatuas de Buda por los Talibanes.

 

Quiero dejar clarísima constancia a través de estas líneas de que si de manera inmediata no se respeta la legalidad, anunciándose el inicio de excavaciones en La Remonta (supervisadas por mí) y subordinando cualquier proyecto en dicha finca a los hallazgos cruciales que con la más absoluta certeza van a producirse en ella, no sólo le denunciaré a usted por PREVARICACIÓN ante el Tribunal Supremo de nuestro país, sino que extenderé mi denuncia a los más Altos Organismos Internacionales, así como a las Presidencias de las naciones más influyentes, abochornando a la clase política española por la DEGRADACIÓN y por el TERCERMUNDISMO CULTURAL al que con su inconmensurable mediocridad y torpeza han conducido a nuestro país...:

 

1... con una juventud casi analfabeta en su mayor parte

 

2... con una juventud que ha alcanzado unos niveles de degradación jamás conocidos en nuestra historia, entregada a la droga, al alcohol y a la INANIDAD

 

3... con la mayor parte de nuestro Patrimonio Arquitectónico envilecido por mor de la CORRUPCIÓN GENERALIZADA en nuestros Municipios en materia de Urbanismo. Y esto se lo escribe el primer español que, ya durante el franquismo, luchó a brazo partido por salvar nuestro otrora incomparable Patrimonio Monumental

 

4... con unos niveles de animadversión entre las diferentes regiones españolas jamás conocido en nuestra Historia

 

5... con buena parte de nuestra geografía degradada por mor de la ambición desatada de políticos y promotores inmobiliarios, únicos responsables de la destrucción de nuestro litoral y de que todas las ciudades y pueblos de España, objeto de admiración en el pasado, sean hoy un ejemplo de degradación y de mal gusto a escala universal. En palabras de su compañero de Partido D. Josep Borrell, Presidente del Parlamento Europeo: "Están enladrillando España".

 

Lo que han hecho ustedes con España, lo que está haciendo la clase política española con nuestro país desde hace varias décadas, se estudiará en el futuro como uno de los períodos más negros y nefastos de nuestra Historia. Porque la mayoría de los males que ustedes han hecho posibles, son absolutamente irreversibles.

 

Entienda usted que el Estado NO está legitimado para vender ni ceder la heredad de Campo Giro o de La Remonta, porque forma parte del más precioso Patrimonio de la Humanidad. Por la misma razón, ni usted ni nadie tiene derecho a tocar una sola hierba de esa heredad, respetada por centenares de generaciones como el lugar más sagrado del planeta.

 

Le anuncio que NO PERMITIRÉ que en aras a los intereses del Partido Socialista Obrero Español se consume el atentado sin precedentes que se proyecta y que, en el supuesto de que llegara a consumarse y con los hallazgos que van a producirse en la mano, conseguiré que sus principales responsables, con usted a la cabeza, acaben rindiendo cuentas ante la Justicia -en España y fuera de ella- por haber violado un bien sin parangón que no sólo pertenece a todos los Españoles sino también a todos los Europeos y a toda la Humanidad.

 

Anunció usted el día de su victoria electoral que el Poder no iba a cambiarle... Lamento haber sido uno de los muchos que se lo creyeron. Jamás he conocido mayor desprecio hacia la razón que aquel del que está usted haciendo gala en todo este asunto. Ustedes, quienes nos gobiernan, no son dioses. Aunque la simpleza generalizada y el poder omnímodo que irracionalmente les otorgan las leyes que ustedes mismos han elaborado en beneficio de su clase y de sus intereses partidarios, les acaben induciendo a creérselo.

 

 

 

Jorge Mª Ribero-Meneses